Una de las principales preocupaciones de las familias cuando sus hijos e hijas empiezan en el comedor escolar es el tipo de alimentación que recibirán. Es muy importante que los más pequeños y pequeñas coman de forma sana y equilibrada, y que se abran a nuevas texturas y sabores. Además, también es necesario que disfruten de la comida, que obtengan todos los nutrientes y energía que necesitan para desarrollarse física y mentalmente, y que, al mismo tiempo, no se queden con hambre. Esta manera de entender la nutrición es la que Macrolim Grup –y su división especializada en restauración colectiva Macrodiet– siguen. Y es que para nosotros, al igual que para las familias, la alimentación saludable en el comedor escolar no es una opción, es una prioridad.

Desde pequeños, los niños y niñas deben basar su alimentación en ingredientes variados, saludables y de alta calidad. De esto no solamente depende su salud actual, sino también la futura. La obesidad infantil es cada vez más común, y esta enfermedad, además de sus consecuencias, también aumenta el riesgo de desarrollar otras como la hipertensión, la hiperglucemia o la diabetes tipo 2.

Por esta razón nuestros profesionales trabajan a diario para ofrecer una alimentación saludable enel comedor escolar y para transmitir a nuestros alumnos y alumnas la importancia de comer de manera sana en su día a día. Nuestros dietistas y nutricionistas lo hacen diseñando menús equilibrados, variados, adaptados a cada rango de edad y sensorialmente atractivos. Nuestros cocineros y cocineras, elaborándolos con productos de alta calidad y de temporada, utilizando técnicas culinarias que favorecen la variedad sensorial y que mantienen los nutrientes. Y nuestros monitores y monitoras, guiándolos e inculcándoles el gusto por los alimentos.

No debemos olvidar que el almuerzo es la comida más importante del día, tanto por el volumen como por la variedad de alimentos que integra. Por esta razón, es de vital importancia cuidar los ingredientes que incluimos tanto dentro como fuera de casa.

¿Qué significa esto? Que para garantizar la alimentación saludable en el comedor escolar deberemos tener en cuenta los siguientes aspectos:

1. Incluir los diferentes grupos de alimentos en cada comida

En la medida de lo posible, la comida deberá incluir los diferentes grupos de alimentos: farináceos, frutas, verduras, aceite de oliva y proteínas. Como especifica la Agencia de Salud Pública de la Generalitat de Catalunya, podría consistir en:

  • Primer plato: farináceos y/o verduras y/o legumbres. Por ejemplo, macarrones con salsa de tomate y queso.
  • Segundo plato: alimento proteico (carne, pescado, huevo o legumbres). Por ejemplo, pescado al horno.
  • Guarnición: verduras y/o farináceos. Por ejemplo, ensalada variada.
  • Postres: fruta de temporada. Por ejemplo, plátano.
  • Pan y agua.
  • Aceite de oliva: para cocinar y aliñar.
2. Dar prioridad a los alimentos con alto valor nutricional

Además de incluir diferentes grupos de alimentos en cada comida, deberemos tener en cuenta la calidad de los ingredientes que utilizamos en cada elaboración. Optaremos, de esta forma, por alimentos frescos, de temporada, y de proximidad. Es básico para garantizar la alimentación saludable en el comedor escolar.

Alimentación saludable en el comedor esolar

 
3. Respetar la edad y apetito de cada niño/a

No es lo mismo un niño o niña de tres años que uno de ocho. Sus necesidades nutricionales varían y, también, su capacidad de deglución y su apetito. Deberemos tenerlo en cuenta a la hora de diseñar el menú diario y elaborar los diferentes platos que incluirá.

4. Utilizar técnicas culinarias diferentes

Tanto si hablamos de un alumno o alumna de 4 años como de uno de 10, deberemos utilizar técnicas culinarias diferentes para que adapten su paladar a nuevas texturas y sabores. Lo haremos teniendo en cuenta su autonomía y capacidad de deglución.

5. Incluir elaboraciones a distintas temperaturas

Es tan importante que los pequeños y pequeñas se adapten a nuevos sabores y texturas como que lo hagan a diferentes temperaturas. De esta forma –y considerando la época del año-, apostaremos por ensaladas y frutas frías o a temperatura ambiente, cremas calientes o frías (en verano), sopas tibias o calientes…

6.Tener en cuenta las costumbres y celebraciones locales

La comida es un reflejo de la idiosincrasia de cada territorio: nos muestra sus alimentos típicos, pero también sus costumbres culinarias y celebraciones. Si queremos trasmitir el placer por la comida e inculcar el amor por los alimentos sanos y saludables, debemos tenerlo en cuenta.

En Macrolim Grup somos expertos en restauración colectiva. ¿Necesitas asesoramiento? Contacta con nosotros y te ayudamos.