Los primeros siete años de vida son de vital importancia para el desarrollo físico y emocional de los más pequeños. En esta época es cuando se conforma su personalidad y se consolidan las bases de su aprendizaje, y también cuando se crean los hábitos de alimentación, higiene y conducta que marcarán su etapa adulta. Por eso, tanto en la escuela como en casa, es necesario apostar por una dieta sana y saludable que nutra su cuerpo y su mente.

Si existe una propuesta por excelencia que incentive este tipo de alimentación es el Plato de Harvard. Se trata de una propuesta elaborada por investigadores de la Escuela de Salud Pública de esta prestigiosa universidad que trata de sustituir a la tradicional Pirámide de los Alimentos. Es, pues, una guía que nace con el objetivo de fomentar una alimentación saludable, equilibrada y variada en el entorno familiar, e intenta hacerlo de una forma muy visual y sencilla.

¿Qué debe contener un plato para ser saludable?

Según el Plato de Harvard, todas las comidas y cenas deben estar formadas por:

  • Frutas y verduras: Crudas o cocinadas con diferentes tipos de cocción (hervidas, al vapor, fritas, estofadas, etc.). Tienen que constituir la mitad del plato y, a ser posible, deben ser variadas, coloridas y de temporada. De este modo, los niños se acostumbrarán a comer todo tipo de alimentos, y las familias garantizarán una ingesta adecuada de nutrientes.
  • Granos integrales: Arroz integral, trigo integral (cous-cous, macarrones, espaguetis, búrgul,…), trigo sarraceno, quinoa, etc. Tienen que constituir una cuarta parte del plato, y es importante que sean variados para que el paladar de los niños y niñas se adapte a diferentes sabores, texturas y colores.
  • Proteína: Pescado, pollo, ternera, huevos o legumbres. Como en el caso de los granos integrales, deben ocupar una cuarta parte del plato, y presentarse en diferentes cocciones para que la dieta de los más pequeños sea variada tanto en sabor como en texturas.
  • Aceite y grasas saludables: Es fundamental incluir en la dieta grasas saludables como el aceite, el aguacate, los frutos secos, las semillas, etc. En cuanto al aceite, recomendamos que para cocinar o para aliñar se utilice el de oliva o el de coco, y, por tanto, que se prioricen sobre margarinas, mantequillas u otros tipos de aceite como el de girasol.
  • Agua e infusiones: El agua, natural o en infusiones (poleo menta, manzanilla, tila…) debe ser la bebida prioritaria en las comidas principales y durante el resto del día. Los lácteos deben reducirse a una o dos veces al día, y los zumos de fruta o bebidas azucaradas deben reservarse para ocasiones especiales.

Plato de Harvard, plato saludable

¿Cómo distinguir un Plato de Harvard de otro que no lo es?

Tal y como hemos visto, el Plato de Harvard no se centra únicamente en la distribución y porcentaje de los alimentos, sino que también pone el acento en otros elementos. Es necesario, pues, que cumpla los siguientes requisitos:

  • Suficiente:Debe adaptarse a las necesidades del menor, a su edad ya la rutina de su día a día. No es lo mismo un niño o niña de tres años que uno de once, y tampoco es lo mismo uno quehace deporte de forma ocasional a otro que lohace cinco veces a la semana. Además, es necesario que no pasen hambre.
  • Completo:Debe proporcionar los nutrientes que el niño o niña necesita para su desarrollo físico y emocional. Por esta razón debe incluir alimentos ricos en vitaminas, minerales, hidratos de carbono, proteína, grasas y agua.
  • Variado:La dieta debe ser diversa, y no solo en lo que se refiere a la tipología de los alimentos sino también de las cocciones. Por tanto, el Plato de Harvard debe contener verduras, frutas, carnes o pescados de temporada, de diferentes colores, y, o crudos o cocinados con diferentes métodos.
  • Satisfactorio: Además de todos los nutrientes, esta propuesta también debe garantizar en todo momento el sabor. Por ello, la presentación de los alimentos deberá ser agradable y visual, teniendo en cuenta las preferencias de cada niño o niña.

En Macrolim Grup somos expertos en restauración colectiva para residencias y centros educativos. ¿Necesitas asesoramiento? Contacta con nosotros: ¡Nos encantará ayudarte!