El verano es una época preciosa para los niños y las niñas. En esta estación el tiempo parece más lento, las obligaciones quedan lejos y lo único importante es divertirse, descansar y disfrutar del tiempo en familia. Pero eso no significa que sea una época libre de conflictos. Por eso es posible que algunas familias se planteen la posibilidad de asistir a una consulta de psicología infantil en verano.

De hecho, las vacaciones de verano se convierten en ese momento del año en el que por fin podemos mirar a los hijos con más atención. Y de esa mirada atenta nacen algunas inquietudes que quizás durante el año pasaron desapercibidas.

En este artículo compartimos las consultas de psicología infantil que más se suelen repetir en la época estival.

Las consultas más habituales de psicología infantil en verano

1-Pasa demasiado tiempo frente a la televisión, la tableta, la videoconsola o el móvil

Cuando un niño o una niña está utilizando un dispositivo electrónico, está perdiendo la oportunidad de desarrollar áreas muy importantes para su desarrollo, como las habilidades de comunicación, las habilidades motoras y las habilidades sociales.

Sin embargo, en la sociedad en la que vivimos tampoco sería muy realista esperar que nuestros hijos no tengan interés por la tecnología ni acceso a ella. La recomendación de la mayoría de psicólogas infantiles es acordar con ellos el tiempo diario que podrán dedicar a esta actividad y en qué momento del día podrán hacerlo. Además, es importante revisar el contenido que están viendo y ofrecer sólo el que consideremos adecuado para su edad.

2-No quiere realizar su cuaderno de vacaciones

Es muy habitual que los niños y las niñas rechacen sus tareas académicas durante el verano. Al fin y al cabo, es su tiempo de descanso, ¡y a nadie le gusta trabajar durante sus vacaciones!

Desde la empatía será más fácil llegar a acuerdos con ellos y terminar el verano con las tareas hechas. En general, las psicólogas infantiles recomiendan que les dejemos, al menos, dos o tres semanas de descanso después de acabar el curso. A partir de entonces podemos acordar con ellos cómo organizar las tareas. Habrá quien prefiere hacer un poquito cada día, otros que preferirán dedicar sólo un día de la semana pero más tiempo… Lo importante es que ellos se sientan partícipes de la decisión y orgullosos de su esfuerzo.

3-No hace lo que le pido

Cuando los hijos no cumplen con nuestras peticiones los padres podemos sentirnos frustrados e incluso desafiados por ellos. Es normal sentirse así, pero debemos tomar perspectiva y pensar nuevas maneras de conseguir su colaboración.

Podemos aprender algunas herramientas de psicología infantil en verano, como por ejemplo elaborar un cuadro de normas y responsabilidades familiares, un horario con los tiempos de juego, las rutinas y la hora de ir a dormir… Y por supuesto, ser muy claros con lo que esperamos de ellos y muy firmes en lo acordado.

4-Mi hijo/a no sabe relacionarse con otros niños/as

Hay niños y niñas a los que les cuesta un poquito socializar. En ese caso, el verano es una época fabulosa para ayudarles a desarrollar sus habilidades sociales.

Los casales de verano son espacios muy interesantes donde, además de divertirse, vivirán experiencias muy enriquecedoras a nivel social. En Macrolim Grup lo sabemos bien, y por eso desde nuestra división Macroesplay promovemos centros de verano que fomentan valores como el respeto, la convivencia y el civismo.

Si necesitáis más información acerca de nuestros centros de verano, podéis escribirnos a través de la página de contacto y hacernos vuestra consulta. Os responderemos con mucho gusto.